El Gusano y El Escarabajo

Estándar

Haba una vez un gusano y un escarabajo que eran amigos, pasaban charlando horas y horas. El escarabajo estaba consciente de que su amigo era muy limitado en movilidad, tena una visibilidad muy restringida y era muy tranquilo comparado con los de su especie.
El gusano estaba muy consciente de que su amigo vena de otro ambiente, coma cosas que le parecan desagradables y era muy acelerado para su estndar de vida, tena una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez.

Un da, la compaera del escarabajo le cuestion la amistad hacia el gusano. Cmo era posible que caminara tanto para ir al encuentro del gusano? A lo que l respondi que el gusano estaba limitado en sus movimientos. Por qu segua siendo amigo de un insecto que no le regresaba los saludos efusivos que el escarabajo haca desde lejos?

Esto era entendido por l, ya que saba de su limitada visin, muchas veces ni siquiera saba que alguien lo saludaba y cuando se daba cuenta, no distingua si se trataba de l para contestar el saludo, sin embargo call para no discutir.
Fueron muchas las respuestas que se buscaron en el escarabajo para cuestionar la amistad con el gusano, que al final, ste decidi poner a prueba la amistad alejndose un tiempo para esperar que
el gusano lo buscara.

Pas el tiempo y la noticia lleg: el gusano estaba muriendo, pues su organismo lo traicionaba por tanto esfuerzo, cada da aprenda el camino para llegar hasta su amigo y la noche lo obligaba a retornar hasta su lugar de origen.

El escarabajo decidi ir a ver sin preguntar a su compaera qu opinaba. En el camino varios insectos le contaron las peripecias del gusano por saber qu le haba pasado a su amigo. Le contaron de cmo se expona da a da para ir a dnde l se encontraba, pasando cerca del nido de los pjaros.

De cmo sobrevivi al ataque de las hormigas y as sucesivamente.

Lleg el escarabajo hasta el rbol en que yaca el gusano esperando pasar a mejor vida. Al verlo acercarse, con las ltimas fuerzas que vida te da, le dijo cunto le alegraba que se encontrara bien. Sonri por ltima vez y se despidi de su amigo sabiendo que nada malo le haba pasado.
El escarabajo avergonzado de s mismo, por haber confiado su amistad en otros odos que no eran los suyos, haba perdido muchas horas de regocijo que las plticas con su amigo le proporcionaban.
Al final entendi que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que l era, era su amigo, a quien respetaba y quera no tanto por la especie a la que perteneca sino porque le ofreci su amistad.

El escarabajo aprendi varias lecciones ese da: La amistad est en ti y no en los dems, si la cultivas en tu propio ser, encontrars el gozo del amigo. Tambin entendi que el tiempo no delimita
las amistades, tampoco las razas o las limitantes propias ni las ajenas.
Lo que ms le impact fue que el tiempo y la distancia no destruyen una amistad, son las dudas y los temores propios los que ms afectan.
Y cuando pierdes un amigo una parte de ti se va con l. Las frases, los gestos, los temores, las alegras e ilusiones compartidas en el capullo de la confianza se van con l.

El escarabajo muri despus de un tiempo. Nunca se le escuch quejarse de quien mal le aconsej, pues fue decisin propia el poner en manos extraas su amistad, slo para verla escurrirse como agua entre los dedos.
Si tienes un amigo no pongas en tela de duda lo que es, pues sembrando dudas cosechars temores. No te fijes demasiado en cmo habla, cunto tiene, qu come o qu hace, pues estars poniendo en la vasija rota tu confianza.
Reconoce la riqueza de quien es diferente de ti y est dispuesto a compartir sus ideales y temores, pues esto alimenta el espritu de supervivencia ms que un buen platillo.

La esencia del gusano y el escarabajo se volvi una en el plano que se encuentra ms all de este mundo, volviendo al regocijo que en esta vida haban encontrado.

Este es el final de mi historia, pues siendo T mi amigo no te puedo exponer a una tristeza que no quisiera para m. No s si t seas el gusano o yo el escarabajo, pero seguro que somos distintos y en planos ajenos nos movemos.
Yo, como gusano, te seguir buscando da a da, y como escarabajo, no me fijar en limitaciones. Como gusano, omitir lo grotesco que me puedas parecer. Como escarabajo, har uso de mis habilidades para servirte.
Dijo la madre Teresa: “Voy a pasar por la vida una sola vez, cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacer a algn humano, debo hacerlo ahora, porque no pasar de nuevo por ah”.

Anuncios

Un comentario en “El Gusano y El Escarabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s